Hijo de viticultores, Antonio Cajide vuelve al oficio familiar con las ganas de recuperar una forma de trabajar que dignifique la zona, alejada de las grandes producciones de las cooperativas o de las enormes bodegas, recuperando antiguos viñedos y las variedades autóctonas.

Ir al contenido